Los tribunales calificadores de las oposiciones a Justicia se eligen “a dedo”