Los profesionales de la justicia no pueden ampararse en la confianza de que la Administración les avise de las notificaciones a Lexnet