“Los letrados judiciales ni somos ayudantes de los jueces ni les llevamos café”, según la UPSJ