Los juzgados se preparan para una oleada de recursos por el impuesto a las hipotecas