Los jueces advierten: Hay riesgo de convertir la justicia en un ring político