Los interinos de los Juzgados de Baleares siguen en pie de guerra