Los funcionarios del Estado huyen de Baleares por su elevado coste de vida