Los funcionarios de Justicia barajan una huelga contra la reforma de los centros de destino