Los empleados públicos ganan un 51% más que los privados, y no es por la cualificación