La huelga de los funcionarios de Justicia dispara el número de asuntos judiciales pendientes de resolver en Galicia