«La falta de medios en los juzgados de violencia de género es desalentadora»