La falta de mantenimiento e inversión en los juzgados, evidente