Interinos de la Administración han presentado en Madrid alrededor 500 denuncias contra su situación