Interinos de Justicia de Baleares, en pie de guerra para evitar 300 despidos