Funcionarios denuncian que la Justicia maneja miles de datos personales sin un control legal