Es imposible echar a un funcionario en España: tan sólo 500 inhabilitaciones desde 1996