Equipos psicosociales de Violencia de Género denuncian «precariedad» y medidas insuficientes para erradicar esta lacra