El Poder Judicial, tras el escándalo