Desde el 1 de enero el TSJ de Madrid adapta su plan de refuerzo en lo social a la problemática de los despidos