CSIF presenta queja ante el Defensor del Pueblo por vulneración del derecho fundamental de libertad sindical

Para CSIF es lamentable que el Parlamento anteponga, los pactos políticos para la renovación de los miembros del CGPJ, a la protección de los derechos fundamentales en la negociación de las condiciones de laborales de los trabajadores de justicia.

Para CSIF, la modificación de la LOPJ, pendiente de ser aprobada en el Senado, no respeta el derecho de negociación colectiva que forma parte del contenido esencial del derecho fundamental de libertad sindical del artículo 28 de la Carta Magna y por ello, CSIF ha presentado un escrito de queja ante el Defensor del Pueblo denunciando estos hechos y solicitando que practique cuantas actuaciones estime convenientes para restituir el derecho fundamental de libertad sindical y de negociación colectiva, impidiendo las reformas que afectan a nuestros derechos laborales.

CSIF ha venido advirtiendo y denunciando ante el Ministerio y los grupos parlamentarios que es intolerable e inaceptable que se pretenda sortear la legislación vigente a través de la presentación de una proposición de ley orgánica (evitando con esta fórmula los informes preceptivos) para restablecer permisos y licencias, a la que en el último día de plazo, por encargo del propio Ministerio, se presentaron 53 enmiendas, alguna de las cuales modifican condiciones de trabajo, sin haber pasado por la preceptiva mesa de negociación.

Como denunció Ciudadanos en el debate de aprobación en el Congreso, el “apaño político” entre PP y Podemos, al que se han sumado PSOE y el Grupo vasco, anteponen el reparto de las “sillas” en la renovación del Consejo General del Poder Judicial al derecho fundamental a la negociación colectiva que forma parte del contenido esencial del derecho de libertad sindical del artículo 28 de la Constitución. Una lamentable actuación, impropia de los representantes del pueblo. Las modificaciones de los artículos 347 bis (personal de refuerzo), 489 (nombramiento de interinos) y 521 (centros de destino) de la LOPJ que se han colado en el paquete de la negociación junto con reformas en el CGPJ y más allá, con el reparto de sillas en el nuevo pleno de esta institución, deben ser objeto de negociación colectiva conforme al artículo 37 del Estatuto Básico en relación con a los artículos 122 y 37 de la Constitución.

Para CSIF es muy significativo que sus señorías pactaran a última hora el cambio de nombre de la proposición de ley orgánica, eliminando la parte que hacía referencia a los permisos y licencias. Un nuevo “apaño” que pone en evidencia la instrumentalización de los derechos de los trabajadores de la Justicia en favor de intereses políticos. Además, con esta conducta el Ministerio de Justicia y los grupos parlamentarios están impidiendo a las organizaciones sindicales el cumplimiento de su papel constitucional establecido en el artículo 7 de la Constitución y, por otro lado, están incumpliendo gravemente su obligación de remover obstáculos que impidan a los ciudadanos y grupos en los que se integren el disfrute de la libertad tal y como se establece en el artículo 9 de la Carta Magna.

Lamentable actuación del Ministerio de Justicia en este asunto

Primero, con el PP al mando, utilizando la coartada de la devolución de derechos para tramitar todo por una proposición de ley, luego metiendo 53 enmiendas a esa proposición cuando se nos había pedido a sindicatos y grupos parlamentarios que no complicáramos la tramitación con más enmiendas, después mintiendo, pues Catalá se comprometió a retirar esas enmiendas que afectan a condiciones de trabajo “si iban a suponer un problema”.

Luego, con el PSOE en el poder, porque el Ministerio de la Sra. Delgado, quien anunció en la primera reunión que mantuvo con las organizaciones sindicales, que su ministerio iba a ser transparente y participativo, ha dejado hacer al portavoz parlamentario de su grupo, y no se han interesado por la retirada de esas enmiendas hasta que ya estábamos en el tiempo de descuento, que es cuando aparecen las caras de sorpresa entre sus altos cargos.